Era el año 6000 aC cuando cierta mezcla de arena, agua y áridos dio como resultado un nuevo material que se podía componer cómodamente y que al endurecerse, lograba notables características de firmeza, consistencia y durabilidad. Mucho tiempo ha pasado desde entonces y ese material ha pasado a formar parte de nuestras vidas casi sin que lo notemos.

Retomamos nuestros artículos de análisis con un producto que seguramente habrás usado alguna que otra vez o al menos habrás visto: se trata del botijo. Es un recipiente clásico que siempre ha sido considerado por su virtud para mantener el agua fría o incluso enfriarla.

Continuamos con nuestra serie de recordatorio a ingenieros químicos famosos y en esta ocasión lo hacemos con Carl Bosch que fue famoso por su trabajo sobre la síntesis del amoníaco.

Los ingenieros químicos desarrollan una actividad muy importante para mejorar el mundo y optimizar los procesos de producción. Los ingenieros químicos para llegar a serlo han tenido que formarse en materias muy diversas con un enfoque eminentemente práctico. Desde conocer los elementos necesarios para los procesos de producción hasta cálculos avanzados de matemáticas o álgebra para determinar los parámetros necesarios para conseguir modificaciones en el comportamiento de las materias primas.