La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Definimos como ensayos de materiales fotovoltaicos a la realización de pruebas de laboratorio específicas, destinadas a la determinación de su resistencia frente a las inclemencias atmosféricas.

Este tipo de pruebas se realiza con las cámaras de ensayos de laboratorio, de las cuales, las más comunes son las cámaras climáticas de ensayos ambientales y de simulación solar acelerada, las cuales permiten reproducir fielmente, a escala de laboratorio, las diversas climatologías que pueden sufrir los módulos fotovoltaicos expuestos a la intemperie.

Cada vez son mayores las evidencias de que nuestro planeta se encuentra inmerso en un proceso imparable de cambio climático que esta afectando a la evolución de las especies animales y vegetales. Los científicos son conscientes de ello, cuestión por lo cual cada vez son mayores los esfuerzos que se están realizando para estudiar a escala de laboratorio la influencia climatológica, no solo en las especies vegetales, sino también en los pequeños animales (anfibios, insectos polinizadores, virus y bacterias, etc.), sino también en animales superiores e incluso en el hombre.

En este artículo divulgativo, definimos como fatiga térmica al sufrimiento estructural, o fatiga mecánica,  provocada por los cambios térmicos repetitivos a los que se ven sometidos los materiales, los mecanismos y los sistemas en general, cuando están sometidos a las  condiciones de servicio.

Decimos “fatiga mecánica provocada por cambios térmicos”, porque en realidad está generada por variaciones dimensionales sistemáticas de las estructuras constituyentes de los materiales, tanto inorgánicas como orgánicas, metalográficas, macromoleculares, etc., así como también de cualesquiera mecanismos, sean simples
(coexistencia de materiales con coeficientes de dilatación homogéneos), o complejos (como en el caso de elementos constituidos por materiales cuyos coeficientes de dilatación son claramente diferenciados).