Muchas personas han tenido en sus manos una botella de Whisky para disfrutarlo en alguna celebración o porque les apetece beberlo, pero jamás se han preguntado ¿Con qué se hace? ¿Cómo lo elaboran? Y ¿Cuál es su historia? A pesar de que lo catán para calificar su aroma y degustan su especial sabor.

¿Alguna vez te has preguntado cómo se hace el vino? Aquí te explicamos cuál es el proceso de elaboración del vino, esa bebida tan deliciosa y beneficiosa para el organismo que proviene de un delicioso fruto natural, que debemos elegir adecuadamente para obtener resultados de calidad.

Era el año 6000 aC cuando cierta mezcla de arena, agua y áridos dio como resultado un nuevo material que se podía componer cómodamente y que al endurecerse, lograba notables características de firmeza, consistencia y durabilidad. Mucho tiempo ha pasado desde entonces y ese material ha pasado a formar parte de nuestras vidas casi sin que lo notemos.

El proceso de destilación consiste básicamente en un procedimiento mediante el que se calienta un líquido compuesto hasta que los ingredientes más volátiles se convierten en vapor; este último se enfría para recuperarlo por medio de la condensación.

La finalidad con la que se realiza un proceso de destilación es aprovechar la volatilidad (que le proporciona el punto de ebullición) de algunas sustancias para separarlas de una mezcla compuesta, con el objetivo de obtener el más volátil de forma pura. Por ejemplo, cuando se calienta agua con alcohol se separan ambos elementos y se mantienen, sin desechar ninguno.