Era el año 6000 aC cuando cierta mezcla de arena, agua y áridos dio como resultado un nuevo material que se podía componer cómodamente y que al endurecerse, lograba notables características de firmeza, consistencia y durabilidad. Mucho tiempo ha pasado desde entonces y ese material ha pasado a formar parte de nuestras vidas casi sin que lo notemos.

El proceso de destilación consiste básicamente en un procedimiento mediante el que se calienta un líquido compuesto hasta que los ingredientes más volátiles se convierten en vapor; este último se enfría para recuperarlo por medio de la condensación.

La finalidad con la que se realiza un proceso de destilación es aprovechar la volatilidad (que le proporciona el punto de ebullición) de algunas sustancias para separarlas de una mezcla compuesta, con el objetivo de obtener el más volátil de forma pura. Por ejemplo, cuando se calienta agua con alcohol se separan ambos elementos y se mantienen, sin desechar ninguno.

Sabemos que es probable que te guste mucho el chocolate, pero ¿sabes cuál es el proceso que se sigue para elaborar industrialmente chocolate?

Seguramente a lo largo de tu vida has bebido un sinfín de coca-colas. Es muy probable también que hayas visto en más de una ocasión diferentes recetas y aplicaciones de la Coca-Cola, e incluso habrás visto videos de los múltiples usos de este producto al margen de ser un refresco.