El intemperismo o meteorización es la desintegración y descomposición de una roca en la superficie terrestre o próxima a ella como consecuencia de su exposición a los agentes atmosféricos, con la participación de agentes biológicos.

También puede definirse como la descomposición de la roca, en su lugar; sería un proceso estático por el cual la roca se rompe en pequeños fragmentos, se disuelve, se descompone, se forman nuevos minerales. Se posibilita así la remoción y el transporte de detritus en la etapa siguiente que vendría a ser la erosión. La meteorización entonces, al reducir la consistencia de las masas pétreas, abre el camino a la erosión.

Antes de entrar a considerar este tipo de corrosión, definiremos como aireación diferencial a la diferencia en el grado de oxigenación, comúnmente por aireación, que puede existir en diferentes medios contiguos. Decimos “comúnmente por aireación”, porque también puede ser asociada a la diferencia de oxígeno en medios con diferentes grados de humedad, o secado.

Ejemplos de aireación diferencial pueden ser:

- Suelos con áreas de diferentes grados de permeabilidad en los cuales pueden coexistir concentraciones diferentes de aire disuelto, y por tanto, con concentraciones variables de oxígeno.

- Suelos con zonas de diferentes grados de humedad, unas más secas y otras más húmedas, de manera que, por dicha causa, la cantidad de oxígeno en las mismas es diferente.

La simulación de climatologías adversas se realiza con las cámaras de ensayos climáticos de laboratorio, también conocidas como cámaras climáticas o cámaras de envejecimiento ambiental acelerado.

Estos equipos de laboratorio permiten predecir el comportamiento, tanto de los materiales y los sistemas, como de las especies animales y vegetales tras su exposición a las diversas condiciones atmosféricas adversas a las cuales puedan ser expuestas y estudiar las condiciones de supervivencia de las mismas bajo climas críticos.

Definimos como ensayos de materiales fotovoltaicos a la realización de pruebas de laboratorio específicas, destinadas a la determinación de su resistencia frente a las inclemencias atmosféricas.

Este tipo de pruebas se realiza con las cámaras de ensayos de laboratorio, de las cuales, las más comunes son las cámaras climáticas de ensayos ambientales y de simulación solar acelerada, las cuales permiten reproducir fielmente, a escala de laboratorio, las diversas climatologías que pueden sufrir los módulos fotovoltaicos expuestos a la intemperie.