La mantequilla de cacahuete es un producto de elevado valor nutritivo cuya materia prima es el cacahuete tostado, al que se le añade azúcar moreno, sal y aceite, elementos que le dan una cremosa consistencia que la ha convertido en favorita de miles de personas.

Cuando nos preguntamos cómo hacer mantequilla de cacahuete lo primero que debemos saber es que se trata de un producto de gran popularidad en lugares como Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, Nueva Zelanda y los Países Bajos.

En Europa también es conocida, aunque es más consumida la crema de avellana. Sin embargo, es sencillo encontrarla en diversos establecimientos, mientras que se ha hecho muy popular también en el sudeste asiático.

Conocer cómo hacer mantequilla de cacahuete es investigar en la historia de un alimento que ya se elabora en China y en India, y que además ha conquistado el paladar de países latinoamericanos como México y Argentina.

De vieja data

Antes de describir en detalle cómo hacer mantequilla de cacahuete es necesario destacar que hablamos de una materia prima de muy antigua, porque algunos expertos aseguran que formaba parte de la pasta molida que utilizaban antiguas civilizaciones precolombinas como los Aztecas y los Mayas.

Otros estudios señalan que el cacahuete podría provenir de Brasil, donde se han hallado restos de cerámica de hace 3.500 años con la forma de la vaina del fruto seco. Incluso en Perú algunas tumbas de los antiguos Incas contienen ánforas con restos de cacahuete para llevar al más allá.

Así se hace

En la elaboración de la mantequilla de cacahuete, intervienen  los siguientes ingredientes:

  • Cacahuete que pueden ser  pre-tostados
  • Aceite vegetal
  • Azúcar
  • Sal

La preparación:

  • Si no son pre-tostados se deben tostar los cacahuetes, quitando previamente las cáscaras.
  • Seguidamente se reparten en una bandeja y se cocinan  a 350°F durante 8 minutos.
  • Es necesario sacudirlos cada dos minutos para garantizar de que no se estén quemando.
  • Luego se dejan enfriar una vez tostados.
  • A continuación, se deben volcar los cacahuetes tostados en una multiprocesadora con su respectiva hoja de metal instalada.
  • Se añade aceite vegetal.
  • Se cubre el tazón de la multiprocesadora con su tapa y son picados repetidamente  hasta que esta mezcla produzca una masa esférica.
  • Se continua procesando esta mezcla hasta que haya alcanzado la consistencia necesaria.  Si se desea una textura más suave , durante más tiempo tendremos que procesarla.
  • Se puede añadir  un poco de sal o de azúcar moreno o miel si la queremos más dulce se añade más cantidad.
  • Finalmente se coloca la mantequilla de cacahuete en un envase sellado y se somete a enfriamiento durante al menos dos días para que se fije y nivele.

Energía saludable

Llena de nutrientes, rica en fibra y con una abundante cantidad de grasas no saturadas y proteínas, la mantequilla de cacahuete impulsa los niveles de energía del organismo y protege la salud cardiovascular. Es, sin duda, un elemento importante en la cocina actual. Es un proceso muy completo y estructurado, pero seguramente podrás mejorar algunas de las etapas del proceso para asegurar de que es un proceso respetuoso con el entorno.

Las barritas energéticas industriales son unas prácticas meriendas que gracias a sus ingredientes saludables constituyen una alternativa para nutrirnos adecuadamente.

Las podemos llevar con nosotros a cualquier lugar y consumirlas después de una rutina de ejercicios. Son útiles, eficaces y deliciosas, y por ello miles de personas se preguntan cómo hacer barritas energéticas.

No todos tienen el tiempo para preparar una buena sopa de pollo o carne, para aprovechar sus grasas, vitaminas y proteínas, así como disfrutar de su sabor y sustancia. Por eso existen los caldos concentrados en forma de cubitos.

Forman parte de la vida diaria de millones de familias alrededor del mundo. Ya sea en copos o granos, los cereales para el desayuno constituyen un gran alimento cuando no incluyen exceso de azúcares, sales o grasas saturadas.