Imprimir
Visto: 2186

 

Según los expertos, España importa hasta un 85% de la energía consumida, siendo las energías renovables autóctonas la vía para asentar el cambio en el modelo productivo del país

Madrid, 07 de noviembre de 2011.- La Escuela de Postgrado PROY3CTA, Centro Superior de Edificación, Arquitectura e Ingeniería, de la Universidad Europea de Madrid, ha celebrado la sesión inaugural de la V Edición de su Máster en Energías Renovables, que ha contado con la participación de  Consuelo Alonso, directora de la Unidad Energías Renovables de Tecnología e Ingeniería del grupo Gas Natural  Fenosa y co-directora del Máster, y  José María González Vélez, presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA).

Según ha señalado Consuelo Alonso, “el número de empleos totales en el sector de las energías renovables se multiplicará previsiblemente por tres hasta el año 2020”, y añade que “el número de empleos que genera el sector de las energías renovables en España era de 85.000 en el año 2010 y, pese a las dificultades actuales, se estima que emplee a 270.000  personas en 2020”.

El número máximo de empleos alcanzado en este sector se produjo en el año 2008, señala por su parte José María González Vélez, encargado de inaugurar la quinta edición de este Máster universitario. “En ese momento era difícil encontrar profesionales para este sector, ya que la velocidad de formación de especialistas no era suficiente para la demanda de trabajo. A día de hoy, aunque la situación de empleabilidad ha bajado –señala este especialista- los puestos de trabajo perdidos aquí son necesarios actualmente en las inversiones que las empresas españolas del sector están realizando en el exterior”.

Los expertos coinciden en que la evolución y el cambio del modelo energético español constituirá, por tanto, uno de los retos más apasionantes de la próxima década. “Los objetivos de energías renovables marcados por la Unión Europea para 2020, que en España se han establecido en el 20,8% del consumo final de la energía, harán que nuestro país tenga que ir adoptando un sistema de energía renovable acorde para cumplir estas cifras”, señala el presidente de APPA.

Actualmente, la generación de energía renovable en nuestro país es del 11,3% del total “incluyendo a la energía hidráulica, que no podrá contar para el porcentaje a tener en cuenta en 2020”, señala González Vélez. “Queda mucho por hacer -señala este experto-, porque es seguro que el futuro pasa por ahí, aunque las administraciones fomenten en mayor o menor medida este tipo de energía, lo único que podrá cambiar es la velocidad a la que irá aumentando el uso de estas fuentes de energía”, destaca. “El gobierno que tome las riendas próximamente tendrá que fijar un plan de energías renovables para cumplir con este objetivo que emana de un compromiso  europeo (Directiva 2009/28/CE), ya que actualmente no hay  ningún plan energético a seguir para el  2020”, asegura por su parte Consuelo Alonso.

Dependencia energética del exterior

Aunque España es actualmente la cuarta potencia del mundo en energía renovable, por detrás de China, Alemania y EE.UU., “aún dependemos en un 85% de las importaciones para satisfacer nuestra demanda energética”, señala el presidente de APPA. “Además, esta cifra ha ido subiendo en los últimos años, ya que hace 30 años, nuestra dependencia energética era del 77% de la energía primaria”, añade.

Por este motivo, según González Vélez, “la gran medida para combatir nuestra dependencia energética es invertir en energías renovables, que son energías autóctonas que no dependen de terceros países. Por eso, los objetivos de renovables de los países de la Unión Europea, de Estados Unidos, de China o de India no obedecen a un arrebato ecologista a escala mundial, sino que lo hacen por la necesidad de asegurar el suministro energético por parte de economías que, aunque poderosas, no son ricas en recursos fósiles”. En el caso español, señala, “el Gobierno debe poner los medios necesarios para que los ciudadanos puedan, con unos trámites mínimos, instalar sistemas renovables, tanto a nivel de generación eléctrica como de climatización o refrigeración”.

Muchas de estas medidas, asegura este experto, como el aislamiento térmico o la iluminación de bajo consumo, “no tienen coste para los ciudadanos, puesto que la inversión se recupera con el ahorro en la factura energética”. Sin embargo, asegura el presiente de APPA, hoy en día, al ciudadano que quiere instalar una planta fotovoltaica para consumo propio “se le obliga a hacerse empresario. Estos impedimentos no tienen ningún sentido”, denuncia.

 

Formación integral en proyectos de renovables

Con esta perspectiva por delante, los expertos ven necesario que los profesionales en este sector se formen para poder gestionar un proyecto de energía renovable en todos sus ámbitos. “El Máster en Energías Renovables de la Universidad Europea de Madrid tiene la ventaja de que la formación que ofrece es integral y se abordan todas las energías renovables, como la eólica, la solar fotovoltaica, la termosolar, la biomasa, la minihidráulica y otras energías menos desarrolladas (por ejemplo la geotérmica o la del mar) con el fin de formar profesionales capacitados para gestionar todo tipo de proyectos, desde un estudio de viabilidad, pasando por la ingeniería básica y de detalle hasta  la construcción de una planta”, destaca Consuelo Alonso, co-directora del Máster. “En la actualidad, –añade- las empresas demandan candidatos que combinen una formación técnica de calidad con las imprescindibles dotes de gestión de proyectos multidisciplinares. El sector de las energías renovables no es una excepción y requiere profesionales preparados, flexibles y polivalentes”.

Por esta razón, y con la colaboración de las empresas punteras del sector, el Máster ofrece también “una formación complementaria en habilidades directivas, gestión de proyectos y creación de empresas, que aportará al estudiante las competencias que se requieren para desenvolverse competitivamente en el sector”, concluye Consuelo Alonso.